Se espera que el consumo colaborativo, también llamado economía colaborativa o sharing economy, continúe creciendo a buen ritmo. Todos hemos oído hablar de Uber y Airbnb. Si una cosa han hecho bien estos gigantes de la economía colaborativa es encontrar un nicho de mercado y posicionarse como líderes. Airbnb es número uno en el sector de la hostelería colaborativa y Uber en el del transporte de personas.

Hay sin duda muchas empresas que han ido saliendo a lo largo de estos últimos años que declaran formar parte de la economía colaborativa pero de momento no conocemos ninguna que actúe en un nicho que creemos interesante: la industria manufacturera.

En la industria manufacturera, muchas empresas compran cantidades excesivas de piezas de repuesto para tenerlas disponibles en caso de avería. Aunque es bueno planear con anticipación, esta no es necesariamente la opción más efectiva. El stock de repuesto ocupa espacio en la fábrica y necesita mantenimiento para conservar su valor.

 

No tiene mucho sentido almacenar varios motores durante años para luego descubrir que se han degradado de tal manera que, cuando los necesitas, son inutilizables. Desafortunadamente, muchos fabricantes se encuentran ya en esta situación, han amontonado materiales y ahora no saben qué hacer con ellos. Por otro lado, la mayoría de los productores se pueden encontrar en serios problemas si una pieza de una máquina o un componente se rompe. A veces, una pieza defectuosa puede cerrar toda una línea de producción. En estos escenarios poder acceder a piezas de repuesto es crucial.

 

Sam Francis, en un artículo para Robotics & Automation News, afirma que “el consumo colaborativo en la industria manufacturera permitiría a las empresas con grandes existencias poder ayudar a aquellos que están desesperados por adquirir una pieza de repuesto determinada”, y añade “las empresas del sector de la manufactura no deberían tener que sacrificar espacio de sus fábricas para almacenar repuestos. A medida que la economía colaborativa se vuelve más común en el sector de la fabricación de bienes, podemos esperar ver un incremento del intercambio de partes y disminución de las existencias”.